El poder del agua


El Agua es un elemento vital en la salud, sin agua, no podemos estar sanos, nos afecta física, emocional y mentalmente.

Las aguas mineromedicinales del Balneario, brotan del manantial de Tiberio a 53ºC y están especialmente indicadas en muchos tratamientos, ejerciendo un efecto terapéutico por sus características físico químicas, térmicas y de composición mineral, tanto en su ingestión por vía oral como aplicando las técnicas hidrotermales adecuadas a cada persona. Este manantial abastece todas las instalaciones del Resort. Fue descubierto por los romanos y en la actualidad todavía quedan vestigios de su presencia.

Las aguas del Balneario de Panticosa se caracterizan por ser hipertermales, emergiendo de la tierra a una temperatura de 53º C, es por ello una de las aguas más termales de nuestra Península y de Europa. Son muy alcalinas y blandas, fluoradas, sulfuradas, bicarbonatadas sódicas y oligometálicas. Por sus características, presentan acciones analgésicas y son muy beneficiosas para el tratamiento de enfermedades óseas, de piel, reumáticas, cuadros de estrés y problemas asmáticos.

El agua del Balneario de Panticosa contribuye al embellecimiento de la piel, a la descamación y a la regeneración de la piel por la riqueza en azufre, que interviene en la síntesis de las membranas celulares.

El Agua como elemento de Vida y Salud.

El agua se puede utilizar, según las distintas técnicas, para potenciar las defensas del aparato respiratorio, debido a su acción antiséptica. Tiene acción descontracturante y relajante (en deportistas). En el tratamiento complementario de la obesidad y celulitis (Hamman) junto a medidas dietéticas. Efectos sedantes, antiestrés y circulatorios (baños de burbujas) según el tamaño de la burbuja. El agua del Balneario de Panticosa, se ha venido utilizando en la industria cosmética para la elaboración de cremas de farmacia, siendo ampliamente apreciadas por sus propiedades beneficiosas.

Cuando el contenido de agua es el adecuado, nuestra piel será elástica y lisa, y nuestros ojos brillarán; además el funcionamiento de nuestro cuerpo será óptimo.

La Salud camina de la mano de la Belleza. Una belleza sana y natural empieza en el interior. Si el interior de nuestro cuerpo está limpio, nuestra piel será bella, porque ya no tendrá que eliminar desechos. El estado de la piel refleja nuestro interior.


El Balneario de Panticosa dispone de 4 fuentes de aguas Oligometálicas


Manantial de San Agustín o Fuente del Riñón

La temperatura de emergencia es de 26º. Se trata de un agua de composición bicarbonatada sódica de efectos diuréticos y depurativos. Su ingestión ayuda a la eliminación de cálculos, arenillas, ácido úrico, ácido oxálico... Previene la aparición de tofos en la piel, en los sujetos con ácido úrico elevado por aumento de los procesos oxidativos celulares. Son estimulantes del movimiento de las vías urinarias y se comportan como descongestivas. Efectos ligeramente laxantes. Están indicadas en inflamaciones de vías urinarias, afecciones renales diversas y en la hernia de hiato.

Fuente de la Belleza o del Estómago

La temperatura aproximada es de 28º y desprende gas sulfhídrico. Aparece la clásica telilla de sedimento untuoso y blanquecino del alga Beggiatoa Alba, con azufre coloidal. La aplicación sobre la piel de esta sustancia ayuda a restaurar las lesiones producidas en la psoriasis, acné, eccema, así como disminuye las manifestaciones en las dermatitis alérgicas, atópicas, seborreicas, por sus acciones de limpieza, antisepsia, restauración y embellecimiento de la piel.

Manantial de La Laguna

Su temperatura de emergencia es de 22º. Por su contenido cálcico estimula los procesos digestivos y de evacuación, favoreciendo de esta manera la digestión. Atenúa las fermentaciones, mejorando el meteorismo y las flatulencias, así como mejora el estreñimiento.

Manantial de Tiberio

Es la única fuente de origen profundo. Emerge a 50ºC aproximadamente y tiene presencia el gas sulfhídrico. Beneficia la recuperación de procesos reumáticos, contusiones, esguinces, en post-traumatismos, ya que tiene una acción antiinflamatoria, analgésica, debido a que aumenta la síntesis de beta endorfinas cerebrales. También tienen un efecto relax y depurativo por vasodilatación y eliminación de toxinas.



Para conseguir la adecuación del agua termal para su uso, se aplica un tratamiento inicial bactericida mediante exposición ultravioleta y peróxido de hidrógeno, para intentar preservar al máximo sus características mineromedicinales, y posteriormente un tratamiento de adyuvante a base de cloro.

Cuidamos de ella como para que ella cuide de tí..

De esta manera se consigue, de una parte cumplir con todas las garantías higiénico-sanitarias y de otra minimizar la formación de cloraminas, causante del característico olor a cloro y de las reacciones adversas en piel y ojos de los tratamientos convencionales de piscinas.